La Salud Mental en Tenerife.

Haciéndome eco de una lectura que he encontrado acerca de la situación de la salud mental de nuestra provincia vecina, Santa Cruz de Tenerife:

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias apoya a las reiteradas denuncias que están apareciendo en los medios de comunicación respecto al sufrimiento de pacientes, y familiares, a causa de las múltiples deficiencias de la atención a la salud mental en nuestras islas. Es el caso del Hospital Febles Campos y de la situación de los pacientes del Área Externa de Salud Mental, dependiente del Hospital Universitario de Canarias- Consultas Ambulatorias.

En España se desarrolló una importante reforma de la salud mental, aplicando un modelo comunitario de atención, constatándose una gran desigualdad entre CCAA, pero sobre un escaso desarrollo general de la atención. En Canarias se da un claro debilitamiento o parálisis en el desarrollo del modelo asistencial comunitario, primero por el retraso histórico de su puesta en funcionamiento y ahora, dentro del actual panorama de crisis económica y de empeoramiento general de los servicios sanitarios, recordemos que en Canarias el presupuesto sanitario per cápita de 2009 era de 1411,33 euros y en 2010 ha pasado a ser de 1295,36 euros.

Además en estos momentos un ciudadano canario con un trastorno mental no tiene acceso a las mismas prestaciones dependiendo de en que isla vive y lo que es peor, si cabe, en la misma isla dependiendo del lugar donde vive y del recurso que le toque. Esto ya está ocurriendo y nos alarma.

Un capítulo muy específico incumbe a los Cabildos Insulares y en su caso al IASS y se refiere al desarrollo de la atención psicogeriátrica. La situación del Hospital Febles Campos no admite justificación y requiere resolver urgentemente las carencias de recursos, tanto materiales como humanos. Así mismo, se precisa un seguimiento y desarrollo de la Ley de Dependencia entre los servicios sanitarios y los servicios sociales en relación a las situaciones de dependencia vinculadas a las enfermedades mentales.

Los usuarios tienen derecho a encontrar quien les escuche, apoyo psicológico, programas de rehabilitación, tratamientos farmacológicos adecuados, oportunidades de socialización, posibilidad de ser hospitalizados por períodos breves o no tan breves en ambientes adecuados, porque estas son las herramientas que han demostrado ser efectivas para ayudar a los que padecen de enfermedades mentales.

Por tanto debe desarrollarse la salud mental comunitaria pero, eso sí, dotándola de los medios profesionales y de las infraestructuras suficientes en la red sanitaria pública, acabando con el panorama que someramente hemos descrito.

Visto en San Borondon

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s