Tabaco y esquizofrenia

Cada vez más las enfermedades cardiovasculares son más frecuentes en las personas con trastornos mentales y a una edad mucho menor, razón por la cual, los cardiólogos deben asesorar más y mejor a los psiquiatras sobre el tratamiento de algunos de los factores de riesgo cardiovascular modificables.

La relación entre diabetes, enfermedad cardiovascular y enfermedad mental proporciona una orientación clara sobre la detección sistemática que debe realizarse en estas personas. Esto comprende un estudio detallado de cualquier afección previa o de un antecedente familiar, preguntas sobre el tabaquismo, la exploración clínica –que incluye mediciones del peso y de la talla para calcular el índice de masa corporal (IMC) y el perímetro de la cintura– y pruebas analíticas de la glucemia.

Según el Dr. Richard Holt (University of Southampton, UK), experto en diabetes, en una rueda de prensa en el Congreso de 2009 de la European Association for the Study of Diabetes, la depresión y los traumatismos son causas bien reconocidas de estos pacientes, pero son las enfermedades físicas las que contribuyen con un 75% a la mortalidad de este tipo de pacientes y son las afecciones cardiovasculares las que constituyen la causa más frecuente de defunción.

Advierte además, que “Cada vez resulta más evidente que estas personas no sólo tienen enfermedades mentales, sino un riesgo bastante más elevado de padecimientos cardiovasculares y de presentar diabetes,”

Holt admite, no obstante, que puede haber cierto “pesimismo” entre los médicos con respecto al tratamiento de los factores de riesgo cardiovasculares en las personas con enfermedades psiquiátricas: “Es casi representativo de ellos decir ‘estos pobres individuos tienen que atenderse su enfermedad mental; no podrán arreglárselas con todas las exigencias adicionales que implica la protección del riesgo cardiovascular.”

Sin embargo, sostiene que la “evidencia disponible hasta el momento indica que cuando se comienza a tratar de aconsejar a las personas para que modifiquen su estilo de vida, se pueden lograr en efecto cambios favorables en los individuos con enfermedades mentales.”

“Estas personas tienen estilos de vida tan diferentes a lo que consideraríamos saludables que hay un gran potencial para los cambios.” Como un ejemplo, cita a los individuos atendidas que bebían “hasta 10 litros de Coca-Cola llena de azúcar cada día, de manera que el cambiar a bebidas bajas en calorías o agua hizo una diferencia tremenda, y son estos pequeños cambios cada vez mayores los que cuentan.”

Grandes beneficios se podrían obtener con el cese del tabaquismo en los enfermos mentales, añade. “Sabemos que las tasas de tabaquismo son mucho más elevadas en los pacientes psiquiátricos que en la población general y las cuestiones en torno a la conducta adictiva dificultan más a estas personas dejar de fumar. Así que sin duda, es un problema.” Pero igualmente, en lo pasado, “los profesionales sanitarios han tenido un poco de culpa,” dice Holt, por cuanto a menudo ven el tabaquismo como un problema de baja importancia en la lista de prioridades de estos pacientes, de manera que podrían decir, “ ‘Estás un poco tenso, fúmate un cigarrillo.’ Creo que debe haber un cambio de actitud en los hospitales psiquiátricos para decir, ‘Bueno, de hecho, no deberías fumar.

Fuente: Medcenter

Anuncios

Publicado por

Victor

www.wasesores.com

4 comentarios sobre “Tabaco y esquizofrenia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s