Depresión y estrés.

Cuantos más episodios depresivos se han padecido, más fácil es que los nuevos episodios sean espontáneos, es decir, sin un estresor (situación estresante) asociado. Los autores del presente estudio sólo hallan esta correlación en personas del sexo femenino.

Hace años que los médicos tienen la impresión de que la mayor parte de los primeros episodios depresivos suelen estar desencadenados por estresores graves, mientras que a medida que los episodios van siendo más y más recurrentes, estos suelen ir siendo cada vez más espontáneos (sin estresor que los motive).

De hecho, a partir de esta observación clínica, se ha sugerido que en cada episodio depresivo se lesionaría un poco alguna área cerebral (probablemente el hipocampo). Si los episodios se van repitiendo, habría un momento en el que dicha área cerebral estaría tan lesionada que, por si sola, podría dar paso a nuevos episodios depresivos de forma espontánea.

De todo ello, también se puede deducir que en los primeros episodios depresivos los factores ambientales son clave, pero a medida que se repiten los episodios, la enfermedad depresiva se va haciendo, por decirlo de alguna manera, más biológica y menos ambiental.

A pesar de que esta impresión clínica la tenemos desde hace dos o tres décadas, casi no disponemos de estudios que hayan intentado avalar estos conceptos. Recientemente, dos autores estadounidenses han evaluado esta cuestión con un amplio número de pacientes. Estos han sido los principales resultados:

* En pacientes del sexo femenino, la relación entre estresores graves y aparición de episodios depresivos recurrentes, se hace menos evidente a medida que aumenta el número de episodios depresivos. Es decir, en el sexo femenino, se ajustan los resultados de este estudio a lo que a los médicos nos ha parecido observar en la clínica.

* Por el contrario, en los pacientes varones, la relación entre estresores graves y aparición de episodios depresivos recurrentes se mantiene a lo largo de los episodios. Es decir, en el sexo masculino, los hallazgos de este estudio no avalan la impresión clínica que teníamos hasta ahora.

A la espera de más estudios, los médicos puede que tiendan a poner en duda una idea que habían dado por buena durante muchos años.

Bibliografia:

* You S, Conner KR. Stressful life events and depressive symptoms: influences of gender, event severity, and depression history. J Nerv Ment Dis 2009;197:829-33.

* Post RM. Transduction of psychosocial stress into the neurobiology of recurrent affective disorder. Am J Psychiatry 1992;149:999-1010.

Visto en Forumclinic.

Anuncios

Publicado por

Victor

www.wasesores.com

8 comentarios sobre “Depresión y estrés.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s