Psicosis

A la aparición de síntomas psicóticos de cierta gravedad se le conoce con el nombre de episodio psicótico agudo. La ‘psicosis’ es un estado mental que implica alucinaciones (alteraciones de percepción) y/o delirios (creencias falsas, pero al mismo tiempo muy arraigadas, fruto de la incapacidad para distinguir entre lo real y lo irreal).

Los síntomas negativos de la esquizofrenia, tales como el aislamiento social, el retraimiento, o la forma inusual de hablar, pensar o comportarse, podrían ser menos evidentes que los síntomas positivos, pudiendo darse con anterioridad, al mismo tiempo o después que los síntomas psicóticos positivos.

Durante un episodio psicótico, las personas con esquizofrenia no pueden pensar de forma lógica, y pueden perder toda conciencia de quiénes son y de quienes son las demás personas. Para un esquizofrénico, las tareas cotidianas como pensar con claridad, controlar las emociones, tomar decisiones y relacionarse con otros, se hacen cada vez más difíciles o imposibles. La gravedad de los síntomas y los perfiles crónicos y duraderos de la enfermedad suelen conducir a un alto nivel de discapacidad.

Los síntomas de la enfermedad suelen variar con el tiempo, empeorando durante los períodos de recaída y mejorando durante los períodos de estabilidad. Algunas personas tienen solamente un episodio psicótico; otras tienen muchos episodios durante toda su vida, pero llevan una vida relativamente normal entre cada uno de ellos, pareciendo estables y emocionalmente sanas. Sin embargo, los individuos con esquizofrenia “crónica”, o un perfil continuo y recurrente de la enfermedad, a menudo no recuperan del todo un funcionamiento normal y es característico que requieran un tratamiento de larga duración, incluyendo, por lo general, medicación para controlar los síntomas.

Los diarios y los medios de comunicación relacionados con el mundo del espectáculo tienden a vincular las enfermedades mentales con las conductas violentas. Sin embargo, excepto en el caso de los individuos con un historial de violencia antes de caer enfermos, y aquellos con problemas de abuso del alcohol u otras substancias, los que padecen esquizofrenia no son especialmente propensos a la violencia. La mayoría de los individuos esquizofrénicos, por tanto, no son violentos; más bien tienden al retraimiento y prefieren que se les dejen solos. El abuso de ciertas substancias aumenta el riesgo de violencia en las personas con esquizofrenia pero también en personas que no padecen enfermedad mental alguna.

Las personas con síntomas paranoicos y psicóticos, que pueden empeorar si se interrumpe la medicación, también pueden correr alto riesgo de presentar comportamientos violentos. Cuando se producen episodios violentos, lo más frecuente es que vayan dirigidos a los familiares y amigos, y la mayoría tienen lugar en el hogar.

El suicidio es un peligro serio entre las personas que tienen esquizofrenia. Si un individuo intenta cometer suicidio o amenaza con que va a hacerlo, se debe buscar inmediatamente ayuda profesional.

Fuente: Janssen-Cilag

Anuncios

Publicado por

Victor

www.wasesores.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s