Alimentación vs sistema nervioso.

Lo que ocurre en la mente, afecta al cuerpo. Esta gran verdad de Hipócrates, nos explica que mente y cuerpo no pueden ser considerados separadamente. Así, muchos desordenes emocionales tienen como precursores causas a largo plazo en las que un factor clave de los mismos es la alimentación, pudiéndose desarrollar tratamientos naturales para corregirlos o atenuarlos. Muchos médicos (Carl Pfeiffer, Abram Schauss,…) han investigado desde hace tiempo como la mente responde a la alimentación, contribuyendo a una mejor comprensión de los problemas mentales como la depresión, los comportamientos compulsivos, la esquizofrenia, y otras psicosis.

Otros desórdenes como las adicciones, la ansiedad y los ataques de pánico, la anorexia y bulimia, la depresión, esquizofrenia, insomnio, agresividad, hiperactividad infantil, autismo y el comportamiento criminal han sido relacionados tambien con diversos desequilibrios provenientes de la alimentación como la hipoglucemia, la intoxicación con metales pesados, los aditivos en los alimentos, las alergias alimenticias, y las deficiencias nutricionales.  La nutrición y los contaminantes medioambientales juegan un papel fundamental en muchas patologías que por lo general se asocian a otras causas o al libre albedrio.

La depresión por ejemplo puede ser resultado de un crecimiento del hongo candida albicans en el intestino, de desequilibrios de glucosa, desordenes de la tiroides, alergias ambientales o a alimentos o exposición tóxica a metales pesados. No por ello, obviamente, debemos descartar situaciones puntuales de la vida como la perdida de un trabajo, una enfermedad, la muerte de un ser querido como la base de una depresión crónica, pero para poder superarlas, la aportación de nutrientes que el organismo necesita debe ser correcta.

Deficiencias nutricionales

El Dr. A. Hoffer investigó como las carencias de vitaminas B y zinc de una dieta  desprovista de nutrientes contribuían a la depresión, ansiedad y esquizofrenia. Una nutrición adecuada combinada con una terapia que controle las cantidades de nutrientes (vitaminas, minerales y oligoelementos principalmente) ha ayudado a muchos esquizofrénicos que habían sido considerados intratables por otros métodos. El estado psicológico de un individuo sano también puede mejorarse con una terapia nutricional que trate de corregir la bioquímica desequilibrada, suministrando al organismo cantidades correctas de nutrientes.

La glucosa, el alimento del sistema nervioso

La hipoglucemia se define en términos generales como una caída del azúcar en la sangre, es decir, de unos niveles de glucosa que, en determinados momentos del día, bajan demasiado.

La mayoría de los hipoglucémicos tienen unos hábitos dietéticos similares, una dieta con un alto contenido en azúcares y carbohidratos refinados. A su vez, el consumo frecuente de café, alcohol o tabaco llevan a un desequilibrio de la glucosa. La mayoría de los alcohólicos y adictos al café, dulces o tabaco son hipoglucémicos. Estas sustancias causan un desequilibrio de la glucosa, y una persona hipoglucémica es más vulnerable al estrés y más incapaz de manejar sosegadamente problemas cotidianos, sintiéndose ansioso sin una causa aparente. Cambios de humor, depresión, ansiedad, irritabilidad, mala concentración, sentimientos de pánico son algunos de los síntomas que pueden ser producidos por este desequilibrio.

Aditivos alimentarios

Hay suficiente evidencia como para considerar que los aditivos alimentarios afectan al comportamiento, y los más sensibles son los niños. En 1948 el Dr. Stephen Lockey, alergólogo, describió el primer caso de sensibilidad a colorantes artificiales. En 1972 el Dr. Feingold explicó a la Asociación Médica Americana como los colorantes y sabores artificiales pueden ser la causa de problemas de aprendizaje e hiperactividad en la mitad de los niños que los sufren.

El dr. Feingold considera que los aditivos afectan más a niños que niñas, de cada nueve niños sensibles hay una niña que lo es, por este motivo los niños varones tienden más a tener problemas de hiperactividad y comportamiento que las niñas. Problemas que podrían ser corregidos si se les alimentase con una dieta integral, a base de alimentos naturales como frutos secos, vegetales, frutas, legumbres, cereales integrales y proteína animal. Enseñar a los niños a ayudar en la cocina y tener un contacto mas directo con los alimentos, su origen y manejo, enseñarles a comer pasteles hechos en casa, a sustituir las chucherias por pasas, datiles, frutas, frutos secos puede ser vital para su salud tanto fisica como mental. A los niños no hay que castigarles sin golosinas sino explicarles porque las golosinas tienen ese color, ese sabor y esa textura y hacerles ver la diferencia con los sabores, colores y textura de las frutas y los alimentos naturales.

Fuente: Extraído, adaptado y complementado de bitácora médica

Anuncios

Publicado por

Victor

www.wasesores.com

2 comentarios sobre “Alimentación vs sistema nervioso.”

  1. Por supuesto que hay una relación entre la nutrición y la salud mental que no quiere darse a conocer por aquellos interesados en el negocio de la farmacología ya que es muy redituable comercialmente, y lamentablemente sí se promueve la versión sobre la positividad de los psicofármacos (que es totalmente falsa) ya que su nocividad es enorme y bien conocida -y hasta denunciada- por la mayoría que tomó cualquier psicofármaco para curar lo que en primer lugar no son enfermedades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s