Esquizofrenia y genética se relacionan cada vez más.

En Augusta, Estados Unidos, se continúa investigando la senda genética que causa la esquizofrenia desde la niñez hasta la edad adulta. Un grupo de científicos ha conseguido recientemente revertir, en ratones adultos, anomalías cerebrales y del comportamiento similares que se asemejan a ciertos síntomas de la esquizofrenia. El logro se ha materializado mediante la estrategia de restaurar la expresión normal a un gen sospechoso de estar hiper desarrollado en personas que padecen dicha enfermedad.

Actuar sobre la expresión del gen catalogado como “Neuregulin1″, que codifica una proteína importante para el desarrollo cerebral, parece prometedor para el tratamiento de por lo menos algunos pacientes con esquizofrenia, según la investigación, subvencionada por el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), uno de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, también han trabajado Dong-Min Yin y Yong-Jun Chen.

Al igual que las personas con dicha enfermedad, los ratones adultos cuya composición genética hace que tengan niveles más altos de Neuregulin1, mostraron una reducción en la actividad de los mensajeros químicos cerebrales glutamato y GABA. Los ratones también mostraron comportamientos asociados con aspectos de la esquizofrenia en los humanos. Por ejemplo, interactuaban menos con otros animales y tenían problemas en tareas mentales.

Los déficit se revirtieron cuando normalizamos la expresión del Neuregulin1 en animales que habían presentado síntomas, lo cual sugiere que los daños producidos durante el desarrollo son reversibles en la edad adulta,

explica el Dr. Lin Mei, de la GRU (Georgia Regents University), Se cree que la esquizofrenia es el resultado de daños sufridos por el cerebro durante el desarrollo fetal, los cuales a su vez son producidos por una compleja mezcla de causas genéticas y ambientales. Debido a ello, parece que diversos genes intervienen en la esquizofrenia y que todos ellos lo hacen con papeles pequeños.

Ciertas variantes del gen Neuregulin 1 están involucrados en la esquizofrenia. Por ejemplo, análisis postmortem de tejido cerebral han hallado a dicho gen sobreexpresado en la corteza prefrontal de algunas personas que tenían esquizofrenia. Este gen codifica para un mensajero químico que desempeña un papel fundamental en la comunicación entre las neuronas, así como en el desarrollo del cerebro.

Antes de este nuevo estudio, no estaba claro si los daños causados por una expresión prenatal anormal del Neuregulin1 podrían ser reversibles en la edad adulta.

Fuente: National institute of health

Conviviendo con enfermos mentales.

Tratar con familiares afectados con esquizofrenia o algún otro padecer de carácter mental, no es siempre una tarea llevadera. Gracias a Saltando muros, encontramos unas pautas generales, que si bien están orientadas al personal de instituciones mentales, muchas de ellas podemos aplicarlas en nuestro convivir diario.

Estas son las 20 pautas:

  1. Respetar al paciente (nuestro “cliente”) y no juzgarlo. 
  2. Ayudar (en la medida de nuestras posibilidades) a mejorar el bienestar, las oportunidades y la felicidad del paciente. 
  3. Mostrar al paciente que nos importa.  
  4. Mantener el sentido del humor.  
  5. Reconsiderar nuestra “distancia profesional” si esta provoca que el paciente se sienta solo.  
  6. No dejar que tu mal humor o problemas personales influyan en tu actitud profesional.  
  7. Si existe riesgo suicida hablar y dar apoyo y protección constante.  
  8. No “escondernos” detrás del periódico, el móvil o el control.  
  9. No permanecer mucho tiempo en los office o el botiquín.  
  10. Consideremos a las familias y amistades como parte del “equipo” (siempre que se pueda) en interés del paciente.   
  11. Ayudemos a nuestros compañeros a dar buenos cuidados en salud mental. Compartamos nuestros conocimientos e información.  
  12. Informar a los pacientes acerca de los efectos secundarios de la medicación, observar y ayudar a encontrar soluciones si es necesario.  
  13. No evitar hablar de los efectos secundarios sexuales de la medicación.  
  14. Ayudar al paciente a obtener un buen cuidado dental y mejorar su salud física y ayudarlos en las visitas al médico y al dentista si es necesario.  
  15. Apoyar al paciente para que realice ejercicio físico regularmente.  
  16. Dar soporte al paciente para que gestione situaciones económicas, domésticas y/o burocráticas.  
  17. Escuchar cuáles son las aspiraciones del paciente (proyecto de vida) y ayudarle a llevarlas a cabo.    
  18. Luchar por los derechos del paciente.     
  19. Luchar contra el estigma de la enfermedad mental en todas las oportunidades.
  20. Mantener siempre la esperanza. 

Fuente: Nursewithglasses

Actos violentos en pacientes con enfermedad mental, desde el lado del enfermo.

La enfermedad mental suele ser relacionada con violencia integral. Sin embargo, la estadística indica que proporcionalmente, este colectivo comete menos delitos que el resto de la población no afectada.

Según una revisión de estudios, 1 de cada 4 personas con trastorno mental ha sufrido un acto violento, lo que supone que sean cuatro veces más propensas que cualquier otra persona a padecer un abuso.

Sigue leyendo

El cerebro puede poseer el indicador de padecer alzheimer en un futuro.

Sufrir los síntomas de alzheimer (pérdida de la memoria, trastornos en el habla, confusión) no tiene porque asegurar que una persona padezca la enfermedad neurodegenerativa.

De hecho, sólo se confirma un diagnóstico definitivo cuando el afectado muere, porque la única característica que delata la patología es la aparición de nódulos y placas en el cerebro, que no se detectan en vida.

Sigue leyendo

Recopilación de noticias sobre salud mental.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 115 seguidores