Esquizofrenia y genética.

El Instituto Canadiense de Investigación en Salud, conjuntamente con la Fundación de Salud Mental de Ontario y la Sociedad de Esquizofrenia de Ontario en Canadá, han publicado un interesante estudio acerca de la relación genética y las causas de la esquizofrenia.

Continúa leyendo Esquizofrenia y genética.

Economia social y salud mental.

Una encuesta recientemente llevada a cabo en Japón, ha puesto de manifiesto una posible relación entre el desarrollo de las sociedades en forma de capital social (visto esto desde el punto de vista de desarrollo de la población, infraestructuras públicas, nivel de vida en general o en simples palabras, “lo que la gente hace”) y el estado de salud mental de sus habitantes, determinando la posibilidad de ser considerado este factor como uno más en la prevención de las enfermedades mentales.

Continúa leyendo Economia social y salud mental.

Causas de la esquizofrenia. Investigación comunitaria.

Un conjunto de investigadores multidisciplinar, tratará próximamente de desentrañar las causas de la esquizofrenia, así como otros trastornos psicóticos  similares, mediante la función desempeñada por la loteria genética  en conjunción con los distintos factores sociales que participan en la aparición de esta patología.

Continúa leyendo Causas de la esquizofrenia. Investigación comunitaria.

Mirtazapina y antipsicóticos de primera generación (FGAs). Primeras ilusiones

La mirtazapina es un medicamento antidepresivo del que se están descubriendo a través de investigaciones, aún no del todo concluyentes, que es posible que mejore los síntomas negativos de la esquizofrenia. Recientemente además, también se ha observado una mejora en los síntomas positivos cuando la mirtazapina fue agregada a los antipsicóticos de primera generación (FGAs).

Continúa leyendo Mirtazapina y antipsicóticos de primera generación (FGAs). Primeras ilusiones

Test sobre la salud del cuidador.

Una investigación sobre una población de 60 mujeres con edades medias de 46 años que cuidan y cohabitan con familiares adultos que padecen enfermedades mentales tales como depresión, esquizofrenia o trastorno bipolar, fué publicada recientemente en Issues in Mental Health Nursing.

Continúa leyendo Test sobre la salud del cuidador.

Adivinando la esquizofrenia desde recién nacidos.

Un equipo de científicos estadounidenses está detrás de las primeras evidencias científicas de que algunas anomalías cerebrales  podrían indicar un mayor riesgo de padecer esquizofrenia, identificándolas en las primeras  semanas de llegar al mundo.

Continúa leyendo Adivinando la esquizofrenia desde recién nacidos.

Timidez

Recientes estudios revelan que los tímidos tienen una actividad cerebral más intensa pudiendo asociar percepciones visuales y sensoriales más rápidamente que la media.
Los tímidos perciben el entorno de una manera diferente y, al estudiarlos, muestran una actividad cerebral más intensa ante ciertos estímulos externos. Es esa mayor atención a los detalles, lo que los diferencia claramente de las personas más extrovertidas.

Continúa leyendo Timidez

Muchos casos de esquizofrenia podrían explicarse por el consumo de cannabis.

Que el consumo de cannabis multiplica el riesgo de padecer la enfermedad de esquizofrenia, es algo de lo que ya se ha hablado en este blog. Benedicto Crespo, profesor titular de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria, lamenta la permisividad con que las autoridades, especialmente las sanitarias, dejan vía libre al consumo ‘terapéutico’ del cannabis, que explica el 50% de los casos de esta enfermedad.
Esta es una de las conclusiones a las que se ha llegado en el estudio con el que pretenden encontrar la asociación, si existe, entre la morfología del cerebro y el desarrollo de la esquizofrenia. «Es uno de los trabajos que estamos desarrollando dentro del servicio de Psiquiatría del hospital Marqués de Valdecilla, del que José Luis Vázquez es jefe. Hace ya diez años que analizamos la morfometría del cerebro de los pacientes que debutan con un primer episodio de esquizofrenia», concreta Crespo.


Colaboración internacional

El trabajo cuenta con la colaboración de diferentes centros europeos especializados en cada rama específica: análisis celulares, trabajo con animales, etc. El primer paso fue el desarrollo de técnicas de investigación de neuroimagen. Se buscaba comprobar posibles irregularidades del volumen en la masa cerebral de los pacientes que pudiera ser el reflejo de una alteración genética, y es en este aspecto donde radica la segunda de las vertientes del estudio.
El psiquiatra Ignacio Mata lidera esta otra línea de investigación, de la que ya se pueden avanzar algunas conclusiones. «Ahora tenemos claro que no podemos diagnosticar por medio de la neuroimagen, pero hay parámetros indicativos, como el aumento de los ventrículos laterales del cerebro y la disminución del volumen total de la masa cerebral. Son factores que están ya presentes al comienzo de la enfermedad y son independientes al desarrollo de los síntomas», concreta Crespo. Esto sitúa a ciertas personas en el triste camino hacia el desarrollo de este mal.
Pero la vulnerabilidad genética no determina la aparición de la esquizofrenia. La combinación de predisposición natural y otros factores que intervienen en el desarrollo del cerebro se acerca más a la realidad de los riesgos. «La mayor parte de las circunstancias que pueden desencadenar la enfermedad se viven en el periodo previo e inmediatamente posterior al nacimiento. Infecciones, estrés, alteraciones durante el parto -tanto de la madre como del hijo- etc, pueden sellar un futuro de enfermo de esquizofrenia», explica Crespo.


Tratamiento crónico

Lo que llaman la ‘conciencia de enfermo’, la responsabilidad que lleva al cumplimiento estricto del tratamiento y el abandono de las drogas en el caso de que hayan espoleado la aparición de la enfermedad, son pilares sobre los que se sustenta la «calidad de vida de un paciente que necesita tratamiento crónico». Lejos queda, por el momento, la posibilidad de que la cirugía, como ocurre con otras afecciones -la epilepsia, por ejemplo-, sea la solución al mal, «aún está lejos de materializarse, pero es un objetivo que nos hemos marcado. En el momento en el que se pueda determinar con exactitud el funcionamiento del cerebro y su implicación en esta enfermedad concreta, la cirugía podría plantearse como cura o prevención», avanza Crespo.


Investigación y psicofármacos en esquizofrenia.

A través de todos los medios e internet, nos llegan noticias sobre el funcionamiento del cerebro y sus implicaciones en la neurociencia. Las técnicas de neuroimagen han evolucionado, desde la aplicación de los primeros rayos X en los años 70, pasando por la tomografía axial computarizada (TAC), las imágenes de resonancia magnética (IRM) con mayor capacidad de resolución, y acabando con la morfometría basada en el Vóxel (imágenes de resonancia magnética estructural en tres dimensiones),  explicando en gran medida el poder  ”ver” en directo y constatar de forma “directa” lo qué está pasando en el cerebro de las personas o de los animales cuando están en reposo o realizando alguna actividad.

Continúa leyendo Investigación y psicofármacos en esquizofrenia.

Tabaco y esquizofrenia. Una combinación mortal.

Que para los enfermos mentales es más letal el tabaco que el suicidio, es algo de lo que ya he hablado. No solo es una realidad que fuman más, sino que también lo hacen más intensamente. Así lo indican los resultados obtenidos por investigadores de la Universidad de Oviedo que trabajan en Cibersam, la mayor red nacional de investigación sobre trastornos mentales.

“La enfermedad respiratoria es la primera causa de muerte de nuestros pacientes con esquizofrenia y trastorno bipolar, seguida de las enfermedades cardiovasculares. Casi el 60 fuman, un dato que dobla al del resto de la población. Y su forma de fumar es más perjudicial, porque apuran mucho el cigarro”, afirma Paz García-Portilla, profesora de Psicología Médica y miembro del Grupo de investigación del Area de Psiquiatría de la Universidad. Yo además podría añadir que lo agarran con más fuerza con el fin de ablandar el filtro y conseguir una mayor dosis nicotínica.

Esta situación, no tiene una solución sencilla, ya que la adicción está especialmente arraigada en los fumadores con esquizofrenia y trastorno bipolar. En palabras de Paz García-Portilla, “los pacientes manifiestan que fumar les permite concentrarse mejor y mejorar los síntomas del déficit de atención asociado a su patología. Y la situación es insostenible: los científicos nos esforzamos por conocer el origen de la enfermedad, mejorar sus síntomas y prevenir el suicidio, y mientras tanto, se nos mueren por el tabaco“.

Frente a esta situación, el grupo de Psiquiatría de la Universidad que coordina el doctor Julio Bobes ensaya diversas técnicas para conseguir reducir la cantidad de cigarrillos que fuman los pacientes. “Consideramos que es necesario ofrecer a los enfermos mentales graves un tratamiento de desintoxicación y deshabituación específico en vez de un cigarrillo”, incide el doctor Bobes.

Otra de las áreas en las que se centran los investigadores son los primeros episodios psicóticos, es decir: la primera vez que un joven sufre alucinaciones. “En la actualidad, el tiempo tiene la palabra, porque no existe un conocimiento que nos permita discernir si el episodio se va a repetir o no y si va a ser debido a la esquizofrenia, a un trastorno bipolar o si se trata de abuso de drogas”, afirma Paz García-Portilla.

Por eso, el grupo mantiene abierta una línea para estudiar la interacción entre los genes y el ambiente de personas en esta situación. Los 19 centros de toda España que colaboran en este trabajo (con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Instituto de Salud Carlos III) lo convierten en el mayor proyecto acometido en su campo.

Fuente: La voz de asturias